Pintar con pompas de jabón (Action painting)

Claras, inútiles y pasajeras como la naturaleza, son lo que son con una precisión redondita y aérea, y nadie, ni el niño que las suelta, pretende que son más que lo que parecen ser. Fragmentos de Fernando Pessoa sobre las pompas de jabón.


Las pompas de jabón son uno de esos pocos elegidos a resistir tiempo y distancia para fascinar y divertir a niños y niñas por generaciones. Según Wikipedia las pompas de jabón como juguetes tienen más de 400 años. Aunque ahora hay muchos más modelos de pomperos, más grandes, más fosforitos y más automáticos, muchos niños y niñas siguen utilizando el mismo modelo de pompero que usábamos en mi patio del colegio hace 20 años. 
Esta actividad es para todos aquellos que disfrutan al soplar pompas de jabón, al verlas caer, explotarlas, juntarlas... Para poder hacer todo eso y, además, una obra de arte.


La idea es utilizar las pompas para crear improntas, estampándolas con color en un soporte. Para ello necesitaremos pomperos (comprados o caseros), jabón para pompas (podéis utilizar el que viene en los pomperos y además podéis crearlo a partir de recetas caseras, normalmente una mezcla de agua, jabón y azúcar glass o glicerina), y pintura (nosotros utilizamos témperas, otra opción puede ser color alimentario). Se puede pintar sobre cartulinapapel craft. 


Podéis involucar a los artistas en la mezcla de pintura en los pomperos. ¡Es una buena ocasión para practicar las mezclas de colores! En lugar de echar verde directamente, probemos a crear nuestro propio verde. La mezcla es a ojo, pero no necesita mucha cantidad de pintura sobre el jabón. Podéis conseguir 7 pomperos y crear los colores del arcoiris, u optar sólo por colores fríos cálidos, o quizás la combinación de 3 colores preferidos...


Después de agitar los pomperos con gracia y garbo estará todo listo para empezar a pintar. Al ser una exploración de pintura en acción, los artistas necesitarán espacio, y cuanto más tengan mejor. Se puede pintar sentados con la hoja sobre la mesa. Si es posible, que pinten de pie, será más cómodo para soplar intensa y fuertemente y para probar diferentes distancias y ángulos. Pulmones preparados y... ¡A soplar!


La pintura de acción enfatiza el proceso, más allá del resultado: el disfrute del proceso creativo, la relación con los materiales y la exploración de técnicas de forma espontánea. Mientras los artistas estampan sus pompas están produciendo mucho más que un objeto final. En la pintura de acción se considera que la obra de arte es la propia creación.

Harold Rosenberg, un crítico de arte que en 1952 acuñó el término action painting (pintura de acción), dijo sobre este estilo que el lienzo ya no era más un objeto, sino que pasaba a ser el escenario sobre el que actuar. Por eso el soporte pasa a estar en el suelo o en la pared, y la creación se basa en la interacción con el soporte, la pintura y el movimiento. 

A veces nos saldrán muchas pompas y muy grandes, otras sólo conseguiremos que algunas gotas de desparramen por el papel. Hay que soplar y soplar y probar diferentes intensidades y distancias. Algunos colores impregnarán vivamente el papel, mientras otros sólo dejarán una suave huella. Lo importante es disfrutar del proceso y actuar sobre el escenario para explorar y descubrir.

Aquí están algunos resultados justo al terminar y una vez secos. 
*Si se pinta sobre cartulinauna vez seca se puede re-utilizar como fondo para otro proyecto artístico o como postal. Si se pintó sobre papel craft se puede re-usar una vez seco para envolver regalos.