Pintando en formas (explorando elementos artísticos)



Jean Van't Hul en su blog The Artful Parent propone inspirar la creatividad de los niños y niñas con Hole Art, o arte con agujeros. Y dice:
Hole challenge drawings (and paintings, collages, etc) are just the sort of art activity that will really get the creative juices flowing because they force them to think outside the box. You may be surprised by some of the artworks your kids come up with!  Dibujos (y pinturas, collages, etc) que reten con agujeros son esa clase de actividad artística que realmente hace fluir los jugos de la creatividad ya que fuerza a los niños y niñas a pensar fuera de la caja. ¡Puede que os sorprendan algunas obras de arte que vuestros niños y niñas crearán!
Esta idea es la contraria. Y lo contrario es, lo contrario
En lugar de recortar un trozo de la hoja con una forma determinada (planeada o no) y partir de ese vacío o agujero como un reto para dibujar y pintar, esta invitación a crear se realiza recortando toda la hoja de diferentes formas, regulares e irregulares, grandes y pequeñas. 

La esencia, eso sí, es la misma. Salirse de la caja y enfrentarse a una superficie habitual de una manera nueva y diferente.

Sobre la pila de hojas recortadas, el artista B escogió una rápidamente al grito de ¡es una pera! La lógica adulta puede llevarte a pensar que el artista B se acercará raudo y veloz a los colores verdes para pintar, precisamente, una pera. Esa era una posibilidad, posiblemente la más lógica. Lo bonito de estas invitaciones es provocar a la lógica y ver una pera, claro que sí, y pintarla como queramos en ese momento. Quizás sea con verde, quizás sea con muchos colores y aplastando el pincel para conseguir nuevos resultados. Quizás vemos una pera un instante, y al siguiente un muñeco de nieve o una guitarra.  Quizás utilicemos la forma de la hoja como inspiración, o quizás no. 


Como explica Jean en su blog, no se trata de una actividad, a priori, para enmarcar y es que no busca un resultado espectacular, sino una manera diferente de crear. Y sí, es algo tan simple como crear un agujero en la hoja o recortarla en forma de triángulo. Y sí, funciona. Nosotros recortamos dos triángulos, un óvalo, una hoja con forma de pera y dos círculos pequeños. 


La artista C lo tenía muy claro, esos dos triángulos eran las orejas de un gato. Así que añadimos una hoja más en forma de gusano para que fuera la cola. Y de esta manera la actividad dió un giro: además de pintar en diferentes formas combinamos los resultados para obtener una nueva figura:


Podemos crear una combinación realista, como este felino, o abstracta. Y utilizar las hojas terminadas como piezas de collage o como piezas independientes. La propia actividad irá fluyendo y los artistas llegarán a diferentes resultados. Lo importante es invitar a la exploración, dotarles de libertad y espacio suficiente para que puedan tomar decisiones propias, incluso más allá de la actividad, y de esta manera la cambien, distorsionen y la hagan evolucionar.

Admito que mi propia lógica me hizo creer que ese óvalo tan grande no podría ser la cabeza de un gato con un cuerpo de pera tan pequeño. Después de unas cuantas maniobras, el resultado deja a la lógica con la boca abierta y avergonzada en una esquinita.


En este caso, además, al juntar cada pieza, la actividad pasó a ser colaborativa, y los trabajos individuales pasaron a formar parte de una totalidad gatuna. Sólo quedaba pegarlo y añadir bigotes:


¡Démosle un giro a la hoja en blanco con agujeros y formas!