Pintar con agua

Así de simple.
Así de fácil.
Así de creativo.


El agua es un material increíble para crear. Siendo hielo podemos
hacer esculturas, y siendo líquido podemos pintar. 
¿Qué necesitamos? Un bote o cubo de agua y pinceles. No necesitamos más materiales ni soportes, ni camisetas para no mancharnos, ni tenemos que proteger la mesa o el suelo. 
Cogemos un bote con agua y un pincel. Así de rápido.
Y cuando digo pinceles quiero decir "herramientas para pintar": esponjas, trapos, palos, brochas, cepillos, escobas, rodillos... son bienvenidos. ¿Escobas? 
Así de grande podremos pintar. 


Cualquier tarde de verano será nuestro escenario para pintar. Los artistas pueden dibujar el suelo o las paredes y pintar así a gran escala. 
Los grandes formatos permiten explorar formas nuevas y otras perspectivas. Suponen un reto diferente con nuevos movimientos para pintar. El espacio creativo es mucho mayor y podemos recorrerlo pintando. 


Si pintamos el suelo nos podemos colocar EN lo que estamos pintando, formando parte del propio dibujo para verlo desde dentro. 


El sol irá secando el agua poco a poco, con lo que podremos seguir pintando todo el tiempo que queramos. 
Los artistas pueden experimentar con el pincel: suave, rápido, con goteo, estampando...



A veces es así de simple, de rápido y de creativo :D