¡Chorrear pintura como Morris Louis! Drip painting


La gravedad es una costumbre difícil de olvidar. Terry Pratchett


¿Qué os parece utilizar la gravedad para pintar en lugar de pinceles?

Morris Louis fue un artista que experimentaba, se manchaba y utilizaba técnicas originales para crear. En lugar de pintar con pinceles, Morris usaba la gravedad para chorrear y derramar la pintura, que caía como ríos de color sobre los lienzos, sin principio ni fin, sin frenar. 
Cuando Morris visitó el taller de Helen Frankentaler comenzó a experimentar con su manera de pintar. Helen mezclaba las pinturas con disolventes (aguarrás o trementina) para hacerlas más fluidas, y las vertía en la tela sin imprimar. Desde entonces Morris comenzó a mover el lienzo, colocándolo en el suelo, dejó de utilizar pinceles y creó sus propias pinturas para controlar su viscosidad haciéndolas más o menos espesas o líquidas. 
Cuando miramos una pintura a menudo podemos preguntarnos ¿cómo se ha hecho? La forma más fácil de entender la técnica de Morris es precisamente mirar una de sus obras, ya que explican por sí solas cómo se han creado. La pintura se extiende de manera natural, rodando perpetuamente por el lienzo y podemos suponer desde dónde se ha derramado para crear los caminos de color.

Para seguir la técnica de Morris Louis de chorrear la pintura necesitamos papel gordo como cartulina o papel de acuarela, pintura y agua. Nosotros utilizamos témperas y las pusimos en tarros para ir añadiendo agua con la intención de buscar diferentes consistencias.¡¡¡Recordad poner papel de periódico sobre la mesa!!!
La invitación es derramar la pintura a lo largo del papel y utilizar la gravedad para extenderla, para pintar.


Podemos echar varios colores de una vez antes de "utilizar la gravedad" o podemos ir color a color. Podemos colocarlos en línea en los extremos, en las esquinas, a lo largo del papel., o de cualquier otra manera.


¡Entonces comienza la magia! Movemos la hoja hacia arriba, abajo, a los lados, de un lado a otro, en círculos, adelante, detrás, 1, 2, 3.

Los artistas decidirán sobre los colores a utilizar, experimentarán con su consistencia y descubrirán diferentes velocidades de chorro de pintura al tener más o menos agua, y el efecto que eso provoca al mezclarse con otros colores. 

La pintura estará viva dentro de la hoja, la recorrerá según la movamos debido a la gravedad, y podemos mantener los cursos o cambiarlos, y jugar con la velocidad de la pintura al chorrear y de nuestros movimientos con la hoja. No hay forma ni perspectiva, sólo color que está presente a causa de la gravedad. 


A veces Morris, 
inspirado en motivos de los indios americanos, hacía que los colores atravesaran el cuadro de arriba a abajo y otras veces hacía florecer la pintura a los lados, dejando el centro o los bordes en blanco. Podemos imitar las ideas de Morris y partir de ellas y continuar experimentando. Por ejemplo, podemos colocar la pintura en la hoja y después moverla, o ¡colocar la hoja en vertical y chorrear directamente la pintura!


¡Que los artistas experimenten de todas las maneras posibles!

¡Los resultados serán muy sorprendentes, vivos y llenos de color!