Transformar un cuadro en un juego: esto no es un libro. Magritte


«Esto no es una pipa», de Magritte, se puede convertir en un juego de expresión corporal, improvisación y mucha mucha imaginación. Propuesta súper sencilla, sin necesidad de materiales ni preparación. Y sobretodo, muy divertida.
Magritte pintaba rompecabezas, juegos intelectuales que cuestionaban la realidad. Pintaba una pipa y luego pintaba debajo que eso no era una pipa. Y nos hace pensar. Podemos proponer muchas preguntas... ¿Es una pipa? ¿Es real? ¿Podemos tocarla o hacerla funcionar? ¿Una pipa pintada es una pipa? ¿Es sólo una pipa? ¿Qué más podría ser?...

Y además de tantas preguntas con sus muchas reflexiones también podemos transformar este cuadro en un juego: una actividad para improvisar, desarrollar la imaginación y expresión corporal, hablar en público, escuchar activamente... 
🍏Sólo tenemos que coger un objeto, por ejemplo un libro, y cuestionarlo. ¿Es sólo un libro? Seguramente podremos ver muchas más cosas que sólo un libro. Podemos manipular el libro para encontrar qué más puede ser, lo representamos y pasamos el libro al siguiente. Si abrimos el libro y lo colocamos en la cabeza ahora es un tejado, un sombrero, una máquina para leer el pensamiento...

«Esto no es un libro»... ¡Es un tejado! Y un caballo, un volante, un piano, un bocadillo, una raqueta, una sartén...

Esta clase de improvisaciones son muy utilizadas en teatro y son muy útiles para estimular la creatividad y el pensamiento lateral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario